La entidad, que surge de la fusión del Programa Nacional de Minería Alta Ley y el Cimm, busca consolidar el esfuerzo público y privado en torno a exportar minería y conocimiento.

Corporación Alta Ley, un remozado actor para impulsar la transformación tecnológica en minería

Este miércoles se realiza el lanzamiento de la Corporación Alta Ley, instancia que nace de la fusión del Programa Nacional de Minería Alta Ley y el Centro de Investigación Minera y Metalúrgica (Cimm).

Siendo liderada por el Ministerio de Minería, contará un directorio compuesto por representantes del mundo público y privado, teniendo como meta principal “exportar minería y no sólo minerales”. Así, busca contribuir, a través de la industria minera, a la diversificación y sofisticación productiva de Chile, liderando la transformación tecnológica global que enfrentan las distintas actividades económicas, y la minería en particular.

Mauro Valdés, presidente ejecutivo de la Corporación Alta Ley, explica a Minería Chilena que la institucionalización del programa viene de un par de lecciones aprendidas de la historia: “Hemos empujado un montón de iniciativas que son semejantes a ésta, pero ya hemos aprendido, con la fuerza de los hechos, la necesidad de mantener las apuestas y de proyectarlas en el largo plazo. Eso es lo que hoy día se produce a través de esta institucionalización, donde un programa impulsado por un gobierno es acogido y entendido por el que sigue, lo incorpora dentro de su programa y, finalmente, le da perspectiva de mediano y largo plazo, mediante la fusión con una entidad que tiene una carga y peso simbólico tan importante como es el Cimm”.

Mauro Valdés

Cabe recordar que el Programa Nacional de Minería Alta Ley es una iniciativa público-privada creada en 2015, bajo el alero del Programa Estratégico de Especialización Inteligente de Corfo, con la participación de la industria minera, de sus proveedores, el Estado, la academia y centros de I+D, cuyo objetivo era atender los desafíos de productividad, seguridad y respeto al medio ambiente de la minería, y a su vez crear, fortalecer y dinamizar el ecosistema de innovación minero.

Valdés hace hincapié en que “al crearse una institucionalidad, ya no se depende sencillamente del financiamiento de Corfo o del interés de algunas personas, sino que hoy día existe en torno a la Corporación Alta Ley un Directorio, que representa el ecosistema de innovación de la minería, y que está comprometido con alcanzar los objetivos o la visión que hemos planteado, de llegar a 250 proveedores de clase mundial, con US$4.000 millones de exportación a 2035. Pero más que eso, fortalecer la idea que desde Chile no sólo se pueden exportar minerales, sino que también conocimiento y minería”.

Fuente: mch.cl